martes, 14 de noviembre de 2017

He estado ojeando las opciones y la configuración y no consigo encontrar el problema exacto de la página. Le echaré un segundo vistazo en profundidad uno de estos días, pero quizá haya que darle un reseteo a la página.

Mientras tanto trabajando y estudiando mi nuevo curso de patrón, mis estibas, navegación y metereología, mi puerto y mis mareas, pero por mucho que diluvie el océano nunca parece subir de nivel

martes, 7 de noviembre de 2017

El mero más pequeño del mundo

Pues eso, el mero más pequeño del mundo.

Esas cosas que ves un poco por casualidad y un poco por estar buscando algo aunque no sepas muy bien el qué.

Como decía mi profesora de botánica general, "hay que ver con ojos de mirar", y la verdad es que se descubren cosas increíbles.


Como la vida misma... hay que estar atento o las oportunidades nos pillan mirando para otro lado.

lunes, 6 de noviembre de 2017

Jet Lag

Cansada, aun sin saber donde estoy, y me pregunto ¿Dónde estoy?



Hoy me siento un puto hombre de acero... o algo.

martes, 24 de octubre de 2017

Momentos que hacen vida

Ha sido un día intenso precedido por una larga noche en urgencias.

Un día fruto del esfuerzo, que realmente ha merecido la pena.

Algunas cosas que tenía que hacer, y otras que estaba deseando que llegarán a mí.

Entre ellas uno de los momentos más íntimos que tendré con uno de mis sobrinos, al que llamaremos cabroncete número uno.

Estaba leyendole un cuento en lo que sería el preludio de "A dormir. No quiero".

Poco a poco ha ido acurrucadose en mi hombro,  pecho, hasta tumbarse abrazado a mi.

No son muchas las muestras de afecto que cabroncete número uno tiene conmigo, y sin duda esta ha sido la más bonita, sobre todo porque nadie le ha dicho que tenía que hacerlo. Sólo ha surgido así.

Las cosas más bonitas de la vida a veces simplemente surgen. Incluso algunas veces surgen por el trabajo que hemos puesto al rededor de ellas.

Sonríe a la vida, como poco te llevarás una sonrisa.

jueves, 19 de octubre de 2017

Han sido unos meses complicados, pero por fín parece que suaviza un poco. En un par de semanas dejaré el ritmo que llevaba y trabajaré sólo fines de semana. Ha sido duro porque ahora mismo estoy algo quemado tanto física como mentalmente. Han sido muchas horas, muchos días en un espacio reducido de apenas unos kilómetros. Necesito vacaciones.

Pd. Necesito arreglar un par de cosas del blog y no tengo permisos...... :P

lunes, 2 de octubre de 2017

Luché contra la ley y la ley ganó

sábado, 30 de septiembre de 2017

Y llegó el otoño

Si, ya sé que llegó hace días,  pero no he tenido tiempo ni de pensarlo. Y es que es en esta época cuando los días se vuelven más cortos pero a mi las horas se me hacen eternas.

Me levanto con el pensamiento de que la mañana pase rápido para llegar a casa y echarme un rato. Un rato... mi hora y media de siesta, eso como mínimo.  Lo que luego explica que me cueste tanto dormir y me levante tan hecha polvo.

Aunque estoy convencida que a estas alturas de la temporada de cosecha ya no me queda ni un atisbo de energía.

Y así pasan los días... cojo un muelle, lo tiro por el retrete...

lunes, 25 de septiembre de 2017

Si tuviera menos electrónica y más guitarreo, me gustaría mucho más, pero aun así el vídeo me parece memorable.


martes, 12 de septiembre de 2017

Al baño de dos en dos

El cliché de los clichés, las mujeres siempre van a baño acompañadas.

En éste restaurante se lo han tomado muy en serio.


lunes, 11 de septiembre de 2017

Prioridades erradas: aparcamientos para minusválidos

Llevo todo el verano observando esta desconcertante imagen y sigo sin saber muy bien como abordarla.

Tal vez sea una plaza de aparcamiento poco utilizada, aunque no me creo que en plena temporada alta, y tan cerca de la playa no sea demandada.

Ni entro ni salgo en que el ayuntamiento decida conceder permisos para utilizar zonas de aparcamiento con otras finalidades, creo que está dentro de sus competencias (otra cosa es cuando colapsan las aceras y la gente tiene que ir con los carricoches de los niños por la carretera para poder pasar) Hasta cierto punto...

En cualquier caso entiendo que estas plazas reservadas pueden ser necesarias en cualquier momento y las personas que las necesitan no siempre pueden permitirse buscar otra plaza a 10 o 15 minutos a pie.

Y aquí estamos señores, con una terraza que invade una de las no muchas plazas de aparcamiento reservadas para minusválidos, anulándola completamente.

Ya para más recochineo, justo en esta imagen, podemos ver que uno de los comensales va en silla de ruedas...

Spain is diferent

domingo, 10 de septiembre de 2017

domingo, 27 de agosto de 2017

Haciendo números

8 horas ya echadas
4 por delante
5 las que dormí
1 mes de Agosto,
6 días hasta que vuelva a librar después de
27 seguidos

Lo único que me saca de la cama es Rock Fm y música animada. Y en la radio escuché esta canción y se me ha pegado el grupo entero.

Un ejemplo de mis primeros
15 minutos todos los días,
2 veces al día:



domingo, 9 de julio de 2017

Mal de altura

Bueno, pues vamos con el mal de altura y nuestra experiencia con esta patología. Y supongo que hay que comenzar por entender qué es, aunque probablemente todos tengamos una ligera idea.

Lo que todos sabemos es que a mayor altitud la concentración de oxígeno es menor, por una cuestión simple de presión atomsférica. Y es bien sabido que sin oxígeno nuestro cuerpo no funciona demasiado bien. Esta es la parte más fácil y entendible por todos.

La parte complicada es que no existe un síntoma que por sí solo identifique inequívocamente (gracias wiki por las palabras) que se está sufriendo mal de altura. Todo se resume en una percepción subjetiva del estado propio y una percepción de otros, también subjetiva, sobre nuestro estado. A esto hay que añadir que uno puede sufrir levemente el mal de altura y sobreponerse a ello sin mayor complicación ni urgencia. Como me lavaron el cerebro y ya no puedo explicar cosas sin recurrir a símiles no puedo evitar daros uno. Es como hacerse un corte en la piel. Dependiendo de cómo sea el corte puedes taparlo con una tirita y seguir o puedes morir desangrado. El problema es, para mí, la situación que lo acompaña.

Con situación me refiero a muchas cosas. Al fin y al cabo casi la totalidad de estas situciones se producen en medio de la montaña, alejados de un hospital o médico, y muchas veces con difícil evacuación. Y no sólo eso, sino que el carácter subjetivo del diagnóstico y su gravedad quedan a merced de la personalidad de cada uno, lo cual puede ser un problema dependiendo de cada uno. Si alguien subestima o hace oídos sordos a su cuerpo por ambición o símplemente por estrés se puede estar metiendo la pata.

Para acabar con los preámbulos hay que mencionar los síntomas. Dolor de cabeza, fatiga, vértigo y problemas de sueño son los pilares básicos para detectarlo:


Esta es la Escala Lago Louise para determinar la severidad de los síntomas. La condición leve indica precaución. Media implica detener el ascenso y/o descender hasta donde no se sufrían síntomas y pasar a esa altura uno o dos días antes de continuar el ascenso. Aguda equivale al descenso urgente y el fín de la aventura hasta mejor momento, previo paso por visita médica.

Para evitar todo este embrollo el consejo es que a partir de 2.500m al final del día no puedes dormir a más de 500m por encima de la noche anterior. Por ejemplo. Para subir de 3000m a 4500m, aunque el recorrido se pueda hacer en un día, habrá que realizarlo en tres tramos. el primer día se duerme a 3500m, el segundo a 4000m y el tercero se llega. Eso no quiere decir que durante el día no se puedan superar los 500m. De hecho se aconseja subir siempre algo algo más de altura para luego bajar a dormir. Por ejemplo, si no surgiera ningún síntoma de altura, en la primera jornada del ejemplo anterior podríamos subir hasta 4500m y volver a bajar a 3500, el segundo volver a 4500 y bajar a 4000 y el tercero dormir directamente en la "cumbre" de 4500 de nuestro ejemplo.

Dicho esto... espero que nadie novato lea esto y se crea todo lo que este novato dice y se vaya a la montaña. Todo es "sabiduría montañera" y lo suyo es que preguntéis a gente que realmente sabe y os informéis bien. Todo lo anterior tiene un fín más literario que divulgacional.

Creo que como intro debería dejarlo aquí e irme a otro post, pero... quizá lo recorte en un futuro, por ahora seguiré aquí mismo.

Dicha toda esta parrafada comencemos nuestro relato. A efectos prácticos y ya que hablaré no solo de mí sino de otros renombraré a los protagonistas, y vaya por delante que es sólo una visión particular de algunos días.



Disponíamos de 13 días y un margen de error escaso. De Besi Sahar a Jomson. Tres vuelos y un infierno... perdón, pintoresco viaje en autobús y comenzaba nuestra aventura. Registrarse en los puestos de control, pagar tasas, y las primeras horas de caminata se convirtieron en una hora más de autobús con una idea en mente: acelerar.

Besi Sahar era el punto de partida del circuito del Anapurna, pero sabíamos que el tiempo era un factor importante. Cruzar de Manang a Muktinath, de un valle a otro pasando por Thorung-la a 5416m tenían un número de días fijos e inamovibles. Un día en Manang a 3500m sólo para aclimatar, otro hasta Yak-Karka, otro hasta Thorung Pedi y el definitivo día para cruzar al otro lado del valle.  Cuatro días.

Llegar a Jomson era como volver a la civilización. Era el punto donde si algo nos retrasaba un pequeño aeropuerto nos proporcionaba la maniobrabilidad suficiente para volver a Kathmandú, y con ello a nuestra reserva de avión de vuelta a España. Al menos sobre el mapa.

Así que al llegar nuestra primera noche en Ngadi hubo que sentarse y planear exactamente cada día. El primero de ellos se acababa, así que doce nos quedaban. Cuatro eran fijos más uno para bajar de Muktinath a Jomson, así que para el resto del ascenso y contratiempos nos quedaban siete. Con el perfíl en la mano trazamos las etapas que nos debían llevar a Manang en seis días, dejándonos una jornada en el bolsillo como precaución.

Lo cierto es que sólo Tomás y Santi tenían aquella prisa. Jorge y yo aún íbamos a disfrutar del país durante algunas semanas más, pero la mitad de nuestro grupo debía volver a la vida laboral con mayor premura. Sin ya habíamos decidido que hasta su marcha permaneceríamos todos juntos.

Y los días pasaron muy bien, el peso de la mochila se convierte en tu pasaporte a lo desconocido, la piernas se mueven solas y mientras los pies te perdonan las jornadas acaban repletas de recompensas. El ritmo era mejor que bueno. Tras dos primeras etapas y más de cuarenta kilómetros en el bolsillo pudimos relajarnos un poco, bajar el ritmo y disfrutar de los tés y los momos, de las pequeñas tabernas de cada pueblo, y de parar a que una sonrsia nepalí te contara alguna historia.

Fue en el quinto día cuando el runrún nos empezó a acompañar. Tomás, de treinta y tantos años es un escalador. Ha subido muchas más montañas y escalado muchas más paredes que yo. Y ese día su vegiga decidió que se unía al viaje. Cada poco tiempo tenía que pararse y mear, un poco cada vez, para acabar el día habiendo ido al baño más de veinte veces.

Todo aquello era raro, y Jorge y Tomás, con mucha más experiencia en estas lides, comenzaron a dejar caer como posibilidad el mal de altura. Yo, la verdad, no tenía ni idea más allá de la cultura general que proporcionan algunos documentales de la dos y algún artículo preparatorio para el viaje de Google. Estábamos superando la cota de 3000 metros y aunque todo era posible parecía raro que a tan poca altura se presentaran los síntomas, y el que se presentaba era uno que no leías en esos artículos de internet. Cierto es que Tomás había tenido un ligero dolor de cabeza en las primeras horas del día, pero yo también lo había tenido y se había marchado sin dar mayor problema al cabo del rato. Así que sin más síntomas decidimos que lo peor era meter en la mente de Tomás preocupaciones que a nadie le eran más que vagas suposiciones sobre posibilidades que no conocíamos demasiado.

Santi, a todas estas, un señor que nos sacaba veintipico años, había bajado el ritmo de los primeros días. Jorge iba por delante, el más fuerte de todos con diferencia, le seguíamos Tomás y después yo. Santi se descolgaba de vez en cuando, pero en cada descanso nos reagrupábamos y a paso algo más lento hacía el mismo recorrido sin mostrar mayor cansancio que el nuestro. Su velocidad acusaba los años, pero su resistencia no lo hacía, al menos por el momento.

Esa noche dormimos en Lower Pisang, a 3100m. Allí nos encontramos con Alex, un trekker que llevaba en el circuito varias semanas y que había tenido que parar durante un tiempo por un esguince. Tenía más experiencia que nosotros en el Himalaya así que le hicimos preguntas sobre el recorrido, y las dificultades del camino, dudas que teníamos y que a esas alturas seguíamos sin dilucidar. Entre ellas le comentamos los problemas que había tenido Tomás. Ahora me parece que lo que nos dijo no fue muy acertado. Alex no fue muy delicado al decir que aquellos síntomas eran claramente de mal de altura y que aquello podía suponer un problema muy serio. Me parece, sinceramente, que lo único que consiguió con aquello fue sembrar una duda en la cabeza de Tomás. Y lo digo porque lo dijo con la misma vehemencia con la que dijo que quizá no fuera nada. Quizá simplemente estaba bebiendo demasiada agua, dijo, otro de los insistentes consejos para evitar el mal de altura, y todo lo que entra tiene que salir. Así que entre partidas de cartas y de dados con otros dos nuevos conocidos en el hostal, Annael y Charlie, una pareja de franceses con sus historias personales, decidimos no darle más vueltas al tema y ver qué nos traía el siguiente día.


 Creo que voy a publicar esto por ahora, sin siquiera corregir erratas, pero volveré a él en otro momento. Llevo algunas horas con esto y necesito un respiro. 

sábado, 1 de julio de 2017

Los grandes... Faemino y Cansado

Trocitos de humor para los que necesitas un desahogo de fin de semana.

viernes, 30 de junio de 2017

Enfriar el coche sin aire acondicionado

Hay días que por mucho aire acondicionado que pongas...

Ésto ya lo hacia un amigo hace años, el truco del almendruco... jajajaja

Como enfriar el coche con un subir y bajar de ventanillas y abrir y cerrar de puestas.




jueves, 29 de junio de 2017

La invasión no tan silenciosa de las cotorras argentinas

El nuevo proyecto de un buen amigo. De esos con los que no puedes ir por la calle ni si quiera en un país que no es el tuyo porque siempre le para alguien conocido para saludarle.

Es un profesor de esos que cuando conoces su método no solo piensas, si no que tienes que decir en alto, "así deberían ser todos". Capaz de trasmitir y llegar a los alumnos incluso allí donde otros han tirado la toalla y a pesar de que muchas veces implique hacerse un flaco favor a si mismo.

El año pasado entró en el mundo de los documentales científicos y aquí nos ha dejado este interesante vídeo sobre la visión que tenemos de las cotorras argentinas.

La invasión no tan silenciosa de las cotorras argentinas.

martes, 27 de junio de 2017

¿Unas chuches?


Salpimentando la vida

Ya hace algunos años desde que he empezado a tener tiempo de preocuparme de las cosas importantes y no solo de la supervivencia.

He podido experimentar como una buena actitud es en ocasiones hasta más importante que nuestras mejores aptitudes.

Como el vibrar en una frecuencia determinada nos hace más receptivos a la felicidad.

Y a pesar de todo esto, hay noches que me meto en la cama y miro la negrura del techo como si estuviera entrando en un agujero negro donde el tiempo se realentiza pero es simple percepción del observador.

Hay noches en las que se me olvidan la reglas del juego y lo único que quiero es que llamen a mi puerta para hacerme compañía.

La debilidad de mi humanidad, consejos que doy pero yo no escucho.

miércoles, 24 de mayo de 2017

El inca, el maya, el azteca y el arapahoe: Mago More

Un grandioso símil al organigrama empresarial actual, los incas, los mayas, los aztecas y los arapahoes, del Mago More.


Y aquí está la conferencia integra, que no deja de ser muy interesante.

lunes, 22 de mayo de 2017

Ilustres ignorantes: Javier Coronas

Aquí dejo algunos momentos de Javier Coronas, el "presentador" si es que se le puede llamar así, de Ilustres ignorantes.

sábado, 20 de mayo de 2017

Pies de Loto

Siempre había oído decir que ancestralmente en la cultura china se utilizaba cierto vendaje en los pies para que estos parecieran mucho más pequeños, rasgo a destacar en las damas destinadas al casamiento.

Nunca había indagado más en el tema, y tampoco había caído en plantearme si de verdad se podía reducir considerablemente el tamaño de un pie con un simple vendaje.

Parece ser que según las regiones la técnica de los pies de loto variaba, siendo en determinados lugares parte de ella el romper los dedos y ciertos huesos del pie para provocar que soldaran en una posición más reducida.

La práctica comenzaba entre los 2 y 5 años de edad, cuando el arco del pie aún no estuviera del todo desarrollado.

Tras un baño de pies en una mezcla caliente de hierbas y sangre animal, se doblaban los dedos presionándolos contra la planta hasta romperlos. Previamente se cortaban lo máximo posible las uñas para evitar que al crecer lastimaran la planta del pie. Tras lo cual se aplicaba un vendaje, que se apretaba en cada vuelta un poco más, y que se sustituía dos o tres veces a la semana para revisar que no hubiera heridas, las cuales podían causar graves infecciones debido a la mala circulación derivada de esta técnica.

Había casos en que los dedos se desprendían por efecto de la necrosis, lo que se consideraba hasta beneficioso por permitir apretar más el vendaje.

Las mujeres se sometían  esta práctica por considerarse los pies diminutos un rasgo de extrema belleza... me imagino que con el zapato puesto... porque sin él...

Solo algunas mujeres eran "afortunadas" y podían  someterse a este proceso, ya que quedaban imposibilitadas para el trabajo y sufrían unos increíbles dolores de por vida derivados del mal apoyo.

En ocasiones se aplicaban vendajes menos agresivos que si permitían el desarrollo de ciertas tareas duras, pero los resultados eran mucho menos efectivos.




jueves, 18 de mayo de 2017

The Long Dark

Ya sé que no es lo que más puede interesar en este blog, pero no puedo resistirme a mencionar uno de los juegos que más me ha gustado en los últimos años. The Long Dark, juego de supervivencia extrema en un mundo invernal y hostil. Nada más que hacer que buscar comida y sobrevivir al frío. Un juego bien construido y aún en desarrollo del que espero con ganas su modo historia que saldrá en agosto.



Y como no podía ser de otra manera este trailer me dejó otra canción. Agnes Obel, The Curse.


sábado, 13 de mayo de 2017

Sweet dreams

Sweet Dreams... everybody's looking for something


¿Y qué miras tú?

viernes, 12 de mayo de 2017

De la mar el mero

De la mar el mero...


... y de la tierra el carnero

jueves, 11 de mayo de 2017

Dentro de un año...


Dentro de un año desearas haber empezado hoy

martes, 9 de mayo de 2017

Ocean Man

Pegadiza canción que se me ha metido en la cabeza y que encontré a través de vídeos en youtube. El resto de canciones del grupo no me gusta nada, pero esta tiene un... yo qué sé qué que dirían en "El sedcleto de la tlompeta"


Luego me he enterado que sale en la película de Bob Esponja. Cosas de la vida.

En los sueños...

...siempre en los sueños.

creo que tengo una depresión de caballo.

sábado, 6 de mayo de 2017

De anime va la cosa...

...al menos últimamente.

Dos recomendaciones propongo. One Punch Man. Una serie bastante corta y absurda sobre un superhéroe. La trama apenas tiene importancia frente a la actitud del personaje. Toda una maravilla que espero continúen en algún momento.


Kimi no na wa. O su traducción al español "Tu nombre". Una película algo más infantil en la que, si se consiguen superar sus primeros 40 minutos de metraje clásico de anime, la trama evoluciona para dar una pequeña joya. Es cierto, nada es comparable a El viaje de Chihiro, pero el listón está simplemente muy alto. Ambos animes los encontré en Animeflv.



Película que por cierto me ha dejado una de esas canciones que acabo por llevar en el coche. Rock pasteloso y repetitivo, por supuesto. El que llega de allí supongo.




Hablando de animes, ví hace poco la nueva película de Ghost in the Shell, la nueva de Scarlett Johanson. Mi nota para ella es pse. Entretenida, pero demasiado americana, como era de esperar.

viernes, 28 de abril de 2017

Circuito del Annpurna: Las Montañas Principales

Fueron, por supuesto, la guinda del pastel. Las imponentes cumbres nevadas nos acompañaron durante prácticamente todo el camino, marcando la sobrecogedora impronta de los himalayas. Aparecieron tras el tercer día y ya no nos abandonaron. La sensación de aventura en tierras desconocidas se hacía presente cuando al recorrer gigantescas laderas marrones, observando cada piedra que esquivan tus botas, levantabas la cabeza para encontrar un gigante blanco de cicatrices negras asomando por encima de las que hasta ahora parecían las montañas más altas jamás vistas. Las piernas se paraban solas y gritabas "¡¡Mirad!!". 

Manaslu oeste desde el circuito del Annapurna
Manaslu
La primera que se dejó ver fue Manaslu, octava de las catorce grandes con 8,163 metros. Comenzó a presentarse a la derecha del camino cuando el trayecto hacia el norte acabó el tercer día y nos desviamos hacia el oeste. Al este el valle se abría y poco a poco, y a medida que pasaban las horas las montañas más cercanas se iban deslizando como una cortina e iban mostrando los tres picos del macizo. Fue como un aperitivo. La distancia y el hecho de estar prácticamente cubierto a la vista por una montaña cercana no nos dejó verlo en plenitud hasta pasados un par de días. Como el preludio de lo que estaba por llegar, la sensación de que por fín pisábamos el himalaya. La foto está tomada desde Timang.

Annapurna 2 desde el Norte
Annapurna 2
Quizá la que más sensación de altitud y de grandiosidad dio fue Annapurna 2, de 7,937 metros, la primera de las grandes del circuito. Y quizá no fue tanto por su altura, sino porque la cercanía a sus escarpadas laderas agrandaba aquella visión. Parecía en algunos momentos que la ruta que seguías era la de ataque a la montaña. Tenías la certeza de estar subiendo aquella mole. Ibas directo a ella y si el maldito camino no girara a la derecha quizá en uno o dos días podrías estar oliendo la cumbre. Tal vez esa misma tarde estuvieras ya allí arriba pisando nieve. Por supuesto todo son ilusiones como oasis en el desierto. Probablemente ni con días de preparación pudieras hacer la mitad del recorrido sin ser un experto alpinista, pero la sensación allí estaba, la de aventura y descubrimiento, como si fueras el primero que contempla aquél paraje y has de avanzar donde nadie antes ha pisado. Seguir avanzando como pollo sin cabeza guiado sólo por el deseo de alcanzar a quella cima y poder mirar desde allí arriba. 

Annapurna 4 y Annapurna 2, difícil distinguirlos
Annapurna 4
A partir de aquella ladera el macizo se hizo presente y a la izquierda los Annapurnas fueron ya una constante. El pasatiempo de averiguar cuáles eran las montañas que estábamos viendo se aderezó con amenas conversaciones con los locales. Las tertúlias con un té y unos momos, tentempié habital, fueron otra más de las bellezas del circuito. El Annapurna 4 fué quizá la montaña más esquiva de todas, y a día de hoy no tengo claro cuál de ellas era, a pesar de que en algún momento sí lo tuve. Estaba a la derecha del 2, pero las perspectivas y las distancias hacían complicado establecer cuál de los picos era más alto que los circundantes, y si éste era el cuatro o era el dos visto por la parte posterior. Y es que aunque dejo aquí los más significativos en el mazizo había muchos más picos, con una diferencia de altitud mínima con respecto a los famosos. Kangsar Kang, Nilghiri,  Lamjung Himal, Tarke Kang, Tilicho Himal se entremezclaban con los grandes. Y tantos otros rodeaban el camino: Pisang Peak, Chulu, Yak Gawa, Thorungtse... Nombres raros y complicados de recordar.


Los que sí se vieron bien y tuvieron otra de las vistas espectaculares de la ruta fueron Annapurna 3 y Gangapurna. De entre sus cimas se deslizaba una glaciar enorme que bajaba miles de metros hasta llegar al valle, formando en su base un lago de un hermoso azul turquesa. Desde el pueblo de Manang (3,519m), centro neurálgico del valle y posada obligatoria para todos aquellos transitando el recorrido con intención de aclimatarse a la altura, una senda te permitía subir casi hasta los seis mil metros bordeando el glaciar. Nosotros aprovechamos para subir hasta algo menos de 4,500m por aquella ruta, pero las horas de luz y algún síntoma de altura (eso será otro post...) nos obligó a darnos la vuelta. Una pena porque justo al iniciar el ascenso la batería de la cámara decidió acabarse y no pude hacerle unas fotos bien merecidas. Con un poco de suerte habrá alguna foto que pueda pedir prestada y podré enseñar como se merece el glaciar.

Vista del lago con el valle hacia el paso Thorung-la de fondo
Lago de Manang

Annapurna 3 desde el Norte
Annapurna 3
A la izquierda del glaciar, más lejano y con la cumbre blanquecina el Annapurna 3 de 7,555m. Es el primero de los picos que puede verse desde el circuito del Annapurna por su lado norte como en el trek del campo base del Annapurna por el sur. Es una pena no haber realizado el circuito completo más el trek del campo base, pero para ello se necesitan treinta días exclusivos de camino, y nosotros sólo disponíamos de 12 para caminar todos juntos. Por este motivo durante el recorrido que nosotros pudimos hacer no vimos el Annapurna, y tuvimos que esperar a llegar a Pokhara para por fín contemplarlo. Y bien es cierto que muchas fueron las rutas que nos quedamos con ganas de realizar. La ruta hacia el Manaslu al Este, el lago Tilicho, el valle hacia el Tíbet atravesando el Alto Mustang por el norte... Con los días que teníamos era lo mejor que podíamos hacer, y siempre hay que dejar algo como excusa para volver.


Gangapurna
Gangapurna de 7,455m. El gemelo rocoso del Annapurna 3, mucho más escarpado y rocoso, más visible desde el norte. Desde este punto y hacia el oeste la cordillera cae algunos cientros de metros para luego continuar a menor altura hasta el Tilicho Himal 7,134m, en cuya base está el lago Tilicho, una de las rutas que consideramos hacer, pero que acabamos descartando por las contradictorias versiones de los trekkers. Algunos decían que era una ruta peligrosa, otros que en absoluto. Al final resultó que probablemente sí que fuera bastante sencillo hacerla, al menos en la época del año en la que nosotros íbamos, ya que nos encontramos a gente algo menos capacitada que la habían realizado sin problema. Lo dicho, para la próxima... aunque posiblemente la próxima sea la ruta hacia el campo base del Everest... Ojalá.

Dhaulagiri
Desde que tomamos al valle hacia el paso el macizo comenzó a desaparecer tras las montañas. Sólo cuando hubimos cruzado el paso y nos adentrábamos en el valle del Mustang apareció el Dhaulagiri (8,167m) a lo lejos. La séptima montaña más alta del mundo causó una especial impresión en mí. Me lo reservo para otro post, quizá. La montaña, vista desde el norte, es una pirámide casi perfecta que destaca entre otras de considerable menor altura.

La última, el Machapuchare, camino del campo base del Annapurna, vista desde Pokhara. 6,993 metros vírgenes, la montaña sagrada que está prohibido pisar. Según las historias de los nepalíes, la única cima de los himalayas que no ha sido pisada. Su historia se me quedó tatuada.

Machapuchare

jueves, 27 de abril de 2017

De piedra elástica

Hay días en los que te sientes como si cada persona con la que te has cruzado te hubiera gritado y tú solo has mantenido la mirada fija en el suelo.

Agotamiento emocional en lo que ni siquiera es una mala racha ni mucho menos.

Momentos afortunados intercalado con la ruda realidad.

Buenas y malas noticias.

Lo que viene siendo una de cal y otra de arena y un "podría ser peor"

Hoy estoy agotada.

lunes, 3 de abril de 2017

Ahora sí

A estas alturas me tendré que ver de nuevo la serie, pero después de mucho tiempo ha salido la nueva temporada de Shingeki no Kyojin. El primer capítulo búscalo, como dirían en la publi de los ochenta, en tu kiosco más cercano! o traducido en el tiempo: las habituales páginas de anime. Yo lo he encontrado en jkanime.

martes, 28 de marzo de 2017

Contento... me tienes



Días de Loquillo, hay una flor solo hecha para que la corte yo.

Contento.

martes, 7 de marzo de 2017

Apnea: otra realidad


Precioso reportaje, la verdad.

lunes, 6 de marzo de 2017

Yo no me explico, tu no me entiendes

Y así nos va.

Tal vez yo no me explique, tal vez tu no me entiendas.

Nos sentimos perdidos, nos frustramos, para darnos cuenta que ni tan siquiera hablamos el mismo idioma.

Desconocidos que gritan desde distintas partes del mundo mirando hacia arriba.

jueves, 2 de marzo de 2017

Demencia demencial

Hoy un amigo me ha empezado a contar una historia sobre otro amigo suyo. Solo con los primeros datos he pensado "demencia". Y es que últimamente oigo historias parecidas de distintas personas en diferentes contextos.

Sin duda es una enfermedad complicada, como deben de ser todas aquellas que afectan a lo que comúnmente denominamos "cabeza".

No deja de sorprenderme que lejos de ser una enfermedad en personas mayores, cada vez conozco casos de gente no tan mayor.

Pero lo que realmente me sorprende es que no haya un protocolo de actuación más definido para que se pueda, digamos, sino atajar, contener o al menos sobrellevar.

Y es que uno de los principales problemas es que lo propios enfermos no reconocen su enfermedad, lo que hace improbable que acudan por si mismos al médico para seguir su tratamiento.

Los familiares,  se ven en una situación de impotencia viendo por un lado a un ser querido que cada vez dista más de la persona que era, y en muchos otros casos incluso teniendo que convivir con enfermos violentos sin diagnosticar.

Y en medio de este caos incluso hay médicos que insisten que es el propio enfermo el que por sus medios tiene que acudir a la consulta para ser diagnosticado y que no hay otra forma de gestionar esta situación.

Y yo me pregunto, por qué no hay un procedimiento para estos casos si no son tan aislados ni mucho menos.

Sufre el enfermo y sufren sus impotentes seres queridos.

miércoles, 1 de marzo de 2017

Blues


martes, 21 de febrero de 2017

Insu... insu¿qué?

Ole, dos post en un día. No sé, me apetece escribir. No sé de qué, cosa que no suele traer buenas nuevas, pero me apetece, asi que qué cojones.

Estoy mayor, creo. Y sigo siendo el mismo niño idiota de siempre, cada vez me doy más cuenta, así que cada vez que lo pienso me doy cuenta de lo mayor que estoy. ¿Treinta y siete van a ser este año? siempre tengo que pensarlo, no es estúpido?

Tengo pendientes muchas cosas, eg. montón de fotos de Nepal, pero se han cruzado los años con mi ordenador y decidió morirse a finales del año pasado. He tenido que hacer una inversión en el nuevo. Las cosas de hacerse mayor, me decidí a hacerme con un Windows legal y ahora me da un miedo terrible meterle un Photoshop pirata que la última versión me trajo un troyano que tardé varios días en conseguir erradicar. Además, símplemente los discos duros antiguos aún no los tengo instalados puesto que sé que tendré que hacer una limpieza de nada menos que de 2 Teras de archivos.Y entre la pereza y los días que paso entretenido talando un nuevo pino caído ando dejando las fotos aplazadas. Una pena porque las tenía casi todas ya acabadas. Pero bueno, todo llegará, cuando ya no se acuerde nadie.

Y lo dicho, un pino caído, otro más, así que se ha decidido talar otros tres que estaban en vías de irse al suelo. Así que tengo mi pequeño entretenimiento. Esta vez incluso sacaremos tablones de ellos. Aún estoy con la ciencia oculta del montaje de sierras mecánicas y soportes con ángulos rectos perfectos, pero dentro de poco creo que saldrán las primeras maderas autóctonas constructivas.

Ordenador, jardín y por supuesto nadar, que se ha convertido en otro clásico. Probablemente este sábado haga mi segunda salida al mar a hacer travesía, algo menos de 3Km (espero), con una panda de colgados dispuestos a hacerse una travesía de 10 km este verano. Ya me contarán, porque yo les repito una y otra vez que están mal de la cabeza. Creo que no he hecho esa distancia ni corriendo... ya me contarás.

Aun así la piscina me gusta, cuesta entrar, pero luego se le coje el gusanillo. Interactúo con gente, la mayoría buenas personas, sin pretensiones, felices de lo que tienen, de su pequeña burbuja, gente de mi edad con familia hecha o en vías, que al cabo del rato irán a casa a ocuparse de los peques y la mujer. Y entre unas cosas y otras acabo echando un par de kilómetros de aquí para allá, lo cual me hace sentir activo y perdona que me coma tres platos de la paella que hago en la barbacoa.

Mientras tanto la vida me pasa...

Pero sabes? por hoy paso de chorradas. Me voy a la cama rápido, sin pensarlo y con esta canción de tono agridulce que no he dejado de ponerme mientras escribía, como en los viejos tiempos, no vaya a ser que me cruce y jodamos el post. Con lo bonito que me ha quedado este insulso, insustancial e insu... insuficiente? no.... no sé, algo tiene que empezar por insu que pegue. Insurrecto? no, eso no Sr. google... Bueno, a la efímera y vacía búsqueda de una palabra que empiece por insu me abandono por hoy.

Ale, buenas noches.

Faded

Será el piano o será la tierra que me recuerda épocas de vaqueros y camisas a cuadros en medio de una pista de baile, a salas oscuras y luces de neón. Sábados de inocente felicidad. Sea lo que sea esta canción tiene algo que me toca, esta versión especialmente.


mood

miércoles, 15 de febrero de 2017

Plástica mirada a un futuro pasado

Resulta aparentemente sencillo aprender a andar, un pie, otro detrás y mantener el equilibrio.

Cuando lo tenemos dominado nos sobra tiempo para pensar y es ahí cuando la cosa se complica. Velocidad, dirección, propósito... caos.

La vida se escapa a nuestro control. ¿Somos lo que dejamos a nuestro paso? Huellas en la arena que el viento se lleva, al fin y al cabo efímera felicidad.

Poco importa los planes que tengamos para nuestros pies cuando el camino desaparece ante nuestros incrédulos ojos, obligándonos a olvidar para resistir.

¿Suerte? cuestión de actitud, ¿o era aptitud? En cualquier caso muchos estaremos jodidos...

Demasiada sensibilidad hacia las condiciones iniciales, los cambios, cambios son, y llega un momento que es difícil determinar la zona de confort.

En cualquier caso, mañana podremos seguir diciendo "mañana..."

martes, 14 de febrero de 2017

Un clasico

He vuelto a escuchar música, hacía años que no lo hacía, y resulta que aún disfruto tremendamente de ella, que me cambia el humor, que me hace sentir.

sábado, 4 de febrero de 2017

Siempre me acuerdo de tí

Cercenado. Perdido.

Quizá he perdido ya las palabras. Quizá he perdido el resto del poco ser que me quedaba. Las ganas la ilusión.
Detrás de mi vida se fué lo demás, poco a poco, un goteo de negrura y tristeza.
Cada pesadilla en la que me despierta en medio de la oscuridad. En las que una y otra vez te busco, te persigo, sólo para encontrar mis errores, mi amargura, mi desesperación. En una pesadilla. Repetida, diferente pero igual, siempre la misma.
Me acuerdo de tí.
Vivo con sendos cortes en las muñecas. Todos mis pasos están marcados en la amarga sangre que desprenden. Ni uno sólo de ellos pisa fuera de las heridas.
Nunca más hubo posibilidad de redención. Sólo tiempo para perdonarme a mí mismo. Eso ya lo hice y no funcionó. Qué voy a hacer ahora. No lo sé, dejó de ser importante. Llegué a mi destino. Un lago en la niebla donde mi barco no tiene remos y ninguna corriente llega. Donde ningun sonido llega y ninguna palabra consigue salir.
Mi vida eras tú, y ahora no soy. Nada sale del horizonte de sucesos.
Lo que teníamos era especial. Muy especial. Un cuento. Tanto que a día de hoy en lo poco que queda de mí la única maldita cosa que suena es esta jodida impronta que me repite ¿y si? A veces la odio, no entiendo porqué no se marcha y me deja. Es la única que me hace sentir algo, dolor. Pero le concedo una cosa, es la única luz que alumbra esta oscuridad.
Ya es un clásico, seguir la zanahoria con tu aliento aquí detrás.
Ya es un clásico, perdí el salvoconducto y ahora espero al emisaro.... que nunca llegará.
Mi duelo es mi hogar. Mi cádilac mi cama. Mi sed mi dolor, mi esperanza.
No se puede esperar ya nada de mí, pues ya sólo un demonio pestilente soy. Un estúpido y peligroso incauto caído en el lago de la eterna pestilencia.
Siempre me acuerdo de tí, siempre recuerdo que no estás, siempre recuerdo cuánto, cuánto me equivoqué, siempre... porque el agujero que dejaste es lo que soy yo.

lunes, 2 de enero de 2017

Yeeeee

Increíblemente internet sigue escondiendo viejas nuevas cosas.

Patrocinado por grandes momentos en la Fortaleza. Aquí el original.

 

 Del que salen millones de chorradas...

 

 Mi favorita la de los cazafantasmas sin duda, aunque la de Pulp fiction no está nada mal conseguida tampoco. Y todo nace de estos dibujos... a veces las cosas se van tanto de madre que ya ni se sabe porque se originaron...