sábado, 3 de diciembre de 2016

Nepal: Circuito del Annapurna (II), Localización

Antes de saltar un poco al lío de las fotos quiero contar un poco cómo es el circuito para que luego las historias estén localizadas, así que vamos a ello.
Recorrido

El circuito del Annapurna es uno de los treks más famosos del mundo, y uno de los dos más conocidos en Nepal, compitiendo en fama con el trek del Campo Base del Everest. Sin haber hecho el acceso al pico más grande del mundo los comentarios de los locales y guías con los que hablamos coincidían en que el del Annapurna era el más bonito entre los treks de Nepal. Discurre por rutas mucho más frondosas en vegetación y discurre al lado de la montaña prácticamente en todo el recorrido.

A pesar de conocerse como circuito no se empieza y acaba en el mismo punto. Para hacernos una idea sencilla nos podemos imaginar un rectángulo tumbado con los lados largos arriba y abajo. Se inicia en la esquina sureste, abajo a la derecha, y se termina en la esquina suroeste. El lado inferior no está incluido en el circuito, aunque se puede recorrer parte de él si se quiere hacer otro de los recorridos famosos de Nepal, el ABC (Annapurna Base Camp). Esta rectángulo es por supuesto mucho más irregular, pero da una idea rápida del recorrido.

Y esta forma viene dada por los Annapurnas, que no es más que un macizo enorme con muchos picos, de unos 50km de este a oeste y la mitad o menos de norte a sur. En la ladera norte la montaña cae directamente al valle, mientras que en la ladera sur se crean varios circos con salida hacia Pokhara, a uno de los cuales hay que acceder para alcanzar el campo base del Annapurna en su ruta de acceso por el sur.

Perfil
Wikipedia
Los picos más importantes de la montaña son, de este a oeste en la cara norte: Lamjung Himal, Annapurna 2, Annapurna 4, Annapurna 3, Gangapurna y Tilicho. En el oeste están el Nilgiri, el Annapurna y el Annapurna Sur. Todos superan los 7000 metros. En la cara sur y algo separado del macizo se encuentra el Machhapuchare de 6993m, un precioso pico, sagrado para los nepalíes, y que por ello sigue siendo virgen. De hecho la única cima de los himalayas que nunca ha sido escalada.

Durante el recorrido se pueden ver otras montañas, pero las que destacan son otros dos ochomiles. El primero es el Manaslu (Manasluuuuu, Manasluuuuu --- Pronúnciese como Adam Weeeest, Adam Weeeest), la sexta montaña más alta del mundo que se puede ver al este del recorrido. La segunda es el Daulaghiri, al oeste, también de ocho mil metros, y que personalmente fue un espectáculo ver mientras amanecía desde Muktinath, donde acabó nuestra caminata.

Daulaghiri desde Muktinath
Daulaghiri

Aunque sea un poco coñazo entiendo que era necesario localizarnos para que luego fuera más sencillo ajustarse a las historias que irán saliendo. Discúlpenme el aburrimiento.

martes, 29 de noviembre de 2016

Nepal: Circuito del Annapurna (I)

Poco a poco, y con más pena que gloria por el estado del ordenador, van saliendo fotos. Aquí van unas muestras de los primeros días.

Hay muchas cosas que me han impresionado del trek. El haber pasado por diferentes paisajes ha sido una de ellas. Comenzamos entre campos de arroz y al ir subiendo atravesábamos jungla, bosque, desierto y al final pura montaña. El río y sus característicos puentes tibetanos nos acompañaron hasta casi los cuatro míl metros. Y por supuesto los Annapurnas dominaron las vistas a partir del tercer día.

La vegetación cambió de estar plagada de matorrales y árboles que hacían literalmente imposible salirse del camino, entre los cuales he de admitir que sólo reconocí el platanero, a convertirse en un bosque de abetos y pinos mucho más familiar. A partir de los 4500 ya nada crecía a pesar de que el agua seguía descendiendo por las laderas en pequeños riachuelos prácticamente congelados.

Curiosamente el camino comenzó con laderas escarpadas y a medida que íbamos subiendo, a pesar de acercarnos más a los picos nevados, los valles empezaban a perder profundidad y ganar en amplitud, quizá por el símple efecto de la fuerza de los ríos en cotas bajas, aunque es pura suposición.

Pero la guinda del pastel fueron los Annapurnas, al principio irreales, como pintados en un descomunal póster azulado y difuminado detrás de verdes montañas ya de por sí gigantescas. Para el quinto día estabamos pisándo una de sus laderas con la extraña sensación de que uno podía seguir subiendo sin mayor dificultad hasta hacer cima, a pesar de que a aquella barbaridad había que mirarla con la coronilla pegada al cogote. Era difícil darse cuenta que eran cinco los kilómetros que había por encima tu cabeza.



Caperucita Feroz

Hola mi amor, yo soy tu lobo.




Hello! 

Hola mi amor yo soy el lobo 
Quiero tenerte cerca para oírte mejor 
Hola mi amor soy yo tu lobo 
Quiero tenerte cerca para verte mejor 
Hola mi amor yo soy el lobo 
Quiero tenerte cerca para oírte mejor 
Hola mi amor soy yo tu lobo 
Quiero tenerte cerca para verte mejor 

Si con tus garras me quisieras tu abrazar 
Si con tus dientes me quisieras tu besar 

Hola mi amor yo soy el lobo 
Quiero tenerte cerca para hablarte mejor 
Hola mi amor soy yo tu lobo 
Quiero tenerte cerca para olerte mejor 
Hola mi amor yo soy el lobo 
Quiero tenerte cerca para hablarte mejor 
Hola mi amor soy yo tu lobo 
Quiero tenerte cerca para olerte mejor 

Yo lo que quiero es tu cuerpo tan brutal 
Y lo que adoro es tu fuerza de animal 

Si con tus garras me quisieras tu abrazar 
Si con tus dientes me quisieras tu besar 

Hola mi amor yo soy el lobo 
Te he comprado un anillo, un pastel y un yoyo 
Hola mi amor soy yo tu lobo 
quiero bailar contigo un lindo rock & roll 
Hola mi amor yo soy el lobo 
Te he comprado un anillo, un pastel y un yoyo 
Hola mi amor soy yo tu lobo 
quiero bailar contigo un lindo rock & roll 

Yo solo quiero una noche sin final 
En la que ambos nos podamos devorar

domingo, 27 de noviembre de 2016

29 horas de vuelo

Ya estoy de vuelta tras 29 horas de viaje de regreso, medio muerto por el cansancio, pero he vuelto. Me apetece hacer algunos post, sobre todo para poner algunas fotos. Las historias son tantas como para aburrir, así que no sé cuáles contaré y cuáles serán para los más avezados en preguntar.
Pero me apetece hacer más de un post. Veremos cómo y cuántos son...

sábado, 26 de noviembre de 2016

La espiral del circulo

Que la vida sea una espiral en la que las historias se repiten cambiando el espacio y el tiempo, o si lo preferís,  el momento y el lugar, es algo hasta poético.

Pero cuando se trata de un circulo que te rodea y gira constantemente no puedes más que como mínimo marearte.

Y allí estaba otra vez, imposible saber en que vuelta del círculo ya que todas eran iguales, pero con la consapiencia de saber que ya había estado allí antes. Como cuando visitas un lugar de la infancia que en tu recuerdo estaba almacenado como un sueño, pero sin necesidad de retroceder tanto.

Hoy debía ser un gran día,  pero no lo era, sabía que terminaría la jornada rascando la misma puerta y eso no iba a dejarle disfrutar.

Solo le apetecía una copa de vino sin fondo y llorar.

miércoles, 23 de noviembre de 2016

El firuu de Takk

(...) En cambio, Takk estaba concentrado en las cuestiones prácticas de comer humanos: que solían venir con un montón d componentes indigeribles,  como reloje,  comunicadores, cremallera de plástico,  hebilla de metal y, ocasionalmente, cosas que no conocías hasta que te habías comido a alguien. Aquel ranchero de ovejas, por ejemplo, tenia unos clavos y tornillos de metal dentro; Acuña le dijo que algunos humanos se hacían atornillar los huesos rotos en su sitio en vez de arreglaros con una sesión de Curarrápida. Era una cuestión de precio. Todo lo que Takk sabia era que se le clavaban yerran incómodos (...)

El sueño del androide de John Scalzi

viernes, 18 de noviembre de 2016

Esperando

No es que se hubiera puesto sus mejores galas, pero lo había intentado.

Estaba muy cansada pero creyó ser capaz de arreglarse y salir un rato como lo hacía antes.

A veces no se daba cuenta de que el tiempo hace estragos.

Allí estaba sentada, arqueando los pies hacia afuera de tal forma que sus tacones parecian los que se pone una niña pequeña para jugar cuando su madre no la mira.

Y así pasaba el tiempo, últimamente tenia muchos momentos  de esos para no pensar realmente en nada, como mucho tararear la misma estrofa de una canción que un día se supo pero que ya no recordaba. Una y otra vez.

Siempre lo mismo pero sin duda diferente.

jueves, 17 de noviembre de 2016

Como un lobo estepario

Tenía el recuerdo de haber dicho muchas veces que "El lobo estepario" de Hermann Hesse era mi libro favorito, lo que no recordaba era porque...

El otro día, revisando esos innumerables libros que tengo repartidos en cualquier parte, me topé con él. Me sorprendió lo nuevo que estaba... para ser mi libro favorito ni recordaba de que iba ni parecía que hubiera viajado mucho...

Me hizo pensar en lo que cambian nuestros intereses... sobre todo cuando empecé a leerlo de nuevo y me pareció un indecible tostón, al menos al principio. Bueno, en realidad hubo una primera parte que me sentí como si nunca antes hubiera leído, una más breve en la que se despertó mi interés, seguida de otra que me pareció insoportablemente inaguantable, hasta que llegue a la parte que debió captar en principio mi atención.

El caso es que si, me sigue gustando, me gusta bastante, ojalá hubiera tomado nota de algunas citas, pero me tendré que conformar con mis reflejos en el espejo, con mis vidas, con mis almas.

miércoles, 16 de noviembre de 2016

Perro verde mal que pese

Siguen pasando los años y se me pone una sonrisa de medio lado cada vez que compruebo que aun soy un perro verde.

Ya verás, ya cambiarás, ya querrás... pero sigo colgado del jirón de un sueño, con esa sensación de haberme equivocado hace muchos años en alguna de las intersecciones elegidas, pero sabiendo que lo volvería a hacer.

Demasiadas responsabilidades para ser poeta, demasiado soñadora para dejar de serlo, perdida en el teatro de los sueños.

Echo de menos la música.

viernes, 11 de noviembre de 2016

Ni de adultos ni de niños

Volvía un día más, tirada más que sentada, en el asiento del vagón del metro, y como siempre me he fijado en la "lectura" de mis vecinos.

Lo reconozco, es algo que me encanta, un artículo a medias, cualquier párrafo al azar de un libro, las frases subrayadas en rosa de unos apuntes... hoy me ha tocado los exámenes que por la caligrafía debían ser de unos chavales de primaria.

Las preguntas de los mismos eran bastante peculiares, pero me ha llamado la atención tres cosas:

- La primera es que había preguntas que teniendo los conocimientos necesarios para responderlas, no hubiera podido hacer correctamente por su ambigüedad, y según he podido ver en las respuestas de varios alumnos, ellos tampoco.

- La segunda ha sido la inconstancia del criterio de la profesora al corregir los mismos, concretamente había una pregunta en la que tenían que colorear cuadrados según el número indicado, había  niños que si el número era tres habían coloreado los tres primeros cuadrados y otros que solo habían coloreado el tercer cuadrado. A los que eligieron la segunda opción, a algunos los corrigió como bien y a otros como mal...

- La tercera ha sido el criterio de puntuación, he visto corregir varios exámenes y solo he entendido a los que ha valorado como Muy Bien, es decir, todo correcto, después los Bien, Bien - y demás... ni idea

Y la conclusión es esta absurda necesidad de puntuar de dudosa manera una dudosa forma de evaluar. No es por criticar a la profesora en cuestión, la cual probablemente se basará en lo que ha aprendido o en los estándares del propio colegio...

Así está la enseñanza, fallando desde la más tierna infancia, recibiendo exámenes absurdos corregidos con un horrible rotulador rojo.

jueves, 27 de octubre de 2016

Día 1

Parto en 5 minutos. A dónde? Aquí:

https://share.delorme.com/javiesteve

Sí, es lo que parece :)

miércoles, 26 de octubre de 2016

Pfffffffff

No sé qué quiero decir en este post. Así de simple.

Mañana a estas horas estaré en dirección al aeropuerto de Valencia para hacer un viaje que he soñado toda mi vida. Desde el momento que me lo plantearon he hecho todo lo posible para poder estar allí, y cuando no he podido me han ayudado de manera inimaginable. Las cordillera más alta del mundo está a sólo unos días de que pise sus laderas.

Y sin embargo no estoy nervioso. Nada nervioso. Por algún motivo que no sé si desconozco o quiero desconocer hoy es una mañana más, otro día más. Parezco Reco, tumbado aquí a mi lado, dormido y ajeno a lo que está por venir, a lo que en cierta manera sucede.

Hace tiempo que he pretendido desterrar el pesimismo de las palabras en este blog. Sentía que ya no tenía derecho a tenerlo. Ni al pesimismo ni a la tristeza. No hay derechos en la escena del crímen para quien empuña el arma. Hoy no sé muy bien porqué no puedo evitarlo.

Desde que hace unos días cerré la casa y me vine para Alcoy he pensado en realizar el típico posteo de bitácora, preparaciones para Nepal, equipo, papeles, dinero que cuesta, zonas que visitar.... Pero no he tenido fuerzas. Fuerza no es la palabra. No sé cuál es. Motivación quizá. Si dijera que no me hace ilusión irme me creerías? No es que me disguste, o que no quiera irme, es que por algún motivo siento que los sueños ya no forman parte de mi mundo, que los desterré, que no tengo ya ninguno por cumplir porque ya los cumplí y en uno de esos terrores nocturnos me desperté y ahora no puedo volver a dormir, como si fuera el prota de "El maquinista".

No debería escribir estas cosas. Es una ventana abierta a demasiados. Principalmente a la que eres hoy.

He ido poco a poco introduciendo el tú en estas diatribas. Como si de alguna manera te hayas convertido en mi piedra con cara en esta isla desierta. Hablar con sutilezas es inútil cuando ya no hay nadie que escuche. Y supongo que debe ser un proceso del todo natural en cualquier náufrago, quizá de alguna manera es exactamente el mismo sentido.

Este es el problema cuando no se sabe qué escribir. Demasiado vómito.

Tal vez haya mentido y sepa qué he estado queriendo escribir todos estos días, pero cuando me he sentado sólo ha sido porque quería hacerlo porque se me acababan los minutos para hacerlo y no conocía aún las palabras. Una pregunta ¿cómo vacío un mueble lleno? sobre todo si el mueble no es el mío.

Y la respuesta la conozco aunque sufra al conocerla. No puedo. No puedo.

No puedo borrar el pasado porque ya se fué. Y el tiempo se llena de cosas y no hay manos que entren en ese armario. Y no importa que sepa que esta estación, este arbol y este camino sea el mío toda mi vida. Aunque sea más consciente de esa realidad que del hecho de que me voy mañana de viaje eso no cambiará el hecho de que te abandoné y que un armario se llenó de muchísimas cosas, más de las que jamás podré soportar haber metido.

Pero este es mi camino, este es mi árbol, esta mi estación, así que te pediré una última cosa. Lo último que puedo intentar para decirte que te amo. Vete. Olvídame. No vuelvas aquí. No vuelvas a escribir. No vuelvas a leer. Bórrame. Hazme desaparecer. Quema todo lo que te recuerda a mí, mis fotos, mis correos, los libros que te regalé, los enanos en las setas. Olvida que una vez fuimos perfectos. De verdad. Te lo pido de verdad. Siento una enorme realidad y es que ya sólo soy un muy pesado lastre para tu felicidad de hoy. Noto las heridas que te hice, que siguen sangrando y me duelen más que las mías. Sé feliz por favor. Si lo único bueno que tuvo dejarte fue que encontraras una mejor vida tenla por favor. Nadie como yo sabe que te la mereces. Yo perdí todos mis sueños, pero rezo porque tú los cumplas.

¿Cómo se vacía un armario lleno? No se puede. No podemos. Así que ciérralo con llave y olvídalo. Esa es mi última esperanza, mi última apuesta: haz todo lo que puedas por no volver jamás.



... mi esperanza? que cuando todos tus pasos te hayan alejado de mí, cuando ya nada quede, sientas una clara y limpia ilusión por abrir de nuevo este armario, y cuando lo hagas descubras espacio, baldas y baldas enteras listas para ser usadas. Descubras bajo este árbol, más viejo y más canoso, a aquél que debió ser pero no fué.

Un milagro

Fdo. Un calamar, un limón, un corazón

martes, 25 de octubre de 2016

Lágrimas de otoño

Definitivamente esa ciudad no es para él. Nunca lo ha sido y puede que jamás lo sea, pero allí está.

Le atan a ella demasiadas cosas que no puede pasar por alto, y la verdad es que pensó que a estas alturas estaría peor. No es que tenga muchas ganas, pero no siente ese agotamiento de otras ocasiones, y tal vez le invada cierta dosis de optimismo que se imagina irá mitigándose con el tiempo si la situación no cambia.

Nunca es tarde, se repite, se repite tanto que el eco de unas palabras se superpone sobre las otras y no se entiende nada.

Se aferra fuerte, y el oxido comienza a cubrirle los dedos, pero, ¿dónde quiere estar? No se refiere a la ubicación en si misma, sino al cómo, al qué...

jueves, 20 de octubre de 2016

Tren hacia ningún porque

El recorrido duraba lo mismo, pero sin duda el tren era mucho más cómodo, aunque solo fuera por tener la ocasión de levantarse del asiento.

Las horas iban pasando y la sensación de estar huyendo de algo invadía su cuerpo. Se mezclaba con una parte de nostalgia y otra de miedo a lo desconocido, aunque en realidad todo estaba igual que siempre.

Perdido en unos pensamientos nada concretos, observaba en la ventanilla el reflejo de unos ojos que comenzaban a desbordarse en lágrimas.

Un grito de "Hay algún médico presente" le sacó de su aislamiento entre algarrobos difusos, se levantó y corrió hacia el primer vagón donde permaneció el resto del viaje.

Para entonces todo era un sueño, una bruma, unas reflexiones que iban de ninguna parte hacia ningún lugar.

Otro capítulo que terminaba como el anterior.

viernes, 14 de octubre de 2016

Cómo usar un globo elevador

El pasado 3 de septiembre tuvimos la oportunidad de participar en unas jornadas de limpieza de fondos en la reserva integral del Cabo de Gata, en la parte comprendida entre la Punta de la Media Naranja y la Punta de los Muertos.

De entre los residuos que se encontraron, cabe destacar una escalera de unos dos metros de longitud, menos mal que llevábamos un globo elevador por si acaso.

En este vídeo podéis ver como se usa:

- Amarrar correctamente el objeto a elevar
- Comprobar que las válvulas del globo estén cerradas
- Añadir aire al globo controladamente con una fuente de aire alternativa, para ello evitaremos el flujo continuo intentando no colocar la boquilla en posición vertical.
-Conseguir dar al objeto flotabilidad neutra, y desplazarlo bajo el agua.
-Por ultimo, y is fuera necesario, ir liberando el exceso de aire por la válvula para evitar flotabilidad positiva.