martes, 27 de junio de 2017

Salpimentando la vida

Ya hace algunos años desde que he empezado a tener tiempo de preocuparme de las cosas importantes y no solo de la supervivencia.

He podido experimentar como una buena actitud es en ocasiones hasta más importante que nuestras mejores aptitudes.

Como el vibrar en una frecuencia determinada nos hace más receptivos a la felicidad.

Y a pesar de todo esto, hay noches que me meto en la cama y miro la negrura del techo como si estuviera entrando en un agujero negro donde el tiempo se realentiza pero es simple percepción del observador.

Hay noches en las que se me olvidan la reglas del juego y lo único que quiero es que llamen a mi puerta para hacerme compañía.

La debilidad de mi humanidad, consejos que doy pero yo no escucho.

miércoles, 24 de mayo de 2017

El inca, el maya, el azteca y el arapahoe: Mago More

Un grandioso símil al organigrama empresarial actual, los incas, los mayas, los aztecas y los arapahoes, del Mago More.


Y aquí está la conferencia integra, que no deja de ser muy interesante.

lunes, 22 de mayo de 2017

Ilustres ignorantes: Javier Coronas

Aquí dejo algunos momentos de Javier Coronas, el "presentador" si es que se le puede llamar así, de Ilustres ignorantes.

sábado, 20 de mayo de 2017

Pies de Loto

Siempre había oído decir que ancestralmente en la cultura china se utilizaba cierto vendaje en los pies para que estos parecieran mucho más pequeños, rasgo a destacar en las damas destinadas al casamiento.

Nunca había indagado más en el tema, y tampoco había caído en plantearme si de verdad se podía reducir considerablemente el tamaño de un pie con un simple vendaje.

Parece ser que según las regiones la técnica de los pies de loto variaba, siendo en determinados lugares parte de ella el romper los dedos y ciertos huesos del pie para provocar que soldaran en una posición más reducida.

La práctica comenzaba entre los 2 y 5 años de edad, cuando el arco del pie aún no estuviera del todo desarrollado.

Tras un baño de pies en una mezcla caliente de hierbas y sangre animal, se doblaban los dedos presionándolos contra la planta hasta romperlos. Previamente se cortaban lo máximo posible las uñas para evitar que al crecer lastimaran la planta del pie. Tras lo cual se aplicaba un vendaje, que se apretaba en cada vuelta un poco más, y que se sustituía dos o tres veces a la semana para revisar que no hubiera heridas, las cuales podían causar graves infecciones debido a la mala circulación derivada de esta técnica.

Había casos en que los dedos se desprendían por efecto de la necrosis, lo que se consideraba hasta beneficioso por permitir apretar más el vendaje.

Las mujeres se sometían  esta práctica por considerarse los pies diminutos un rasgo de extrema belleza... me imagino que con el zapato puesto... porque sin él...

Solo algunas mujeres eran "afortunadas" y podían  someterse a este proceso, ya que quedaban imposibilitadas para el trabajo y sufrían unos increíbles dolores de por vida derivados del mal apoyo.

En ocasiones se aplicaban vendajes menos agresivos que si permitían el desarrollo de ciertas tareas duras, pero los resultados eran mucho menos efectivos.




jueves, 18 de mayo de 2017

The Long Dark

Ya sé que no es lo que más puede interesar en este blog, pero no puedo resistirme a mencionar uno de los juegos que más me ha gustado en los últimos años. The Long Dark, juego de supervivencia extrema en un mundo invernal y hostil. Nada más que hacer que buscar comida y sobrevivir al frío. Un juego bien construido y aún en desarrollo del que espero con ganas su modo historia que saldrá en agosto.



Y como no podía ser de otra manera este trailer me dejó otra canción. Agnes Obel, The Curse.


sábado, 13 de mayo de 2017

Sweet dreams

Sweet Dreams... everybody's looking for something


¿Y qué miras tú?

viernes, 12 de mayo de 2017

De la mar el mero

De la mar el mero...


... y de la tierra el carnero

jueves, 11 de mayo de 2017

Dentro de un año...


Dentro de un año desearas haber empezado hoy

martes, 9 de mayo de 2017

Ocean Man

Pegadiza canción que se me ha metido en la cabeza y que encontré a través de vídeos en youtube. El resto de canciones del grupo no me gusta nada, pero esta tiene un... yo qué sé qué que dirían en "El sedcleto de la tlompeta"


Luego me he enterado que sale en la película de Bob Esponja. Cosas de la vida.

En los sueños...

...siempre en los sueños.

creo que tengo una depresión de caballo.

sábado, 6 de mayo de 2017

De anime va la cosa...

...al menos últimamente.

Dos recomendaciones propongo. One Punch Man. Una serie bastante corta y absurda sobre un superhéroe. La trama apenas tiene importancia frente a la actitud del personaje. Toda una maravilla que espero continúen en algún momento.


Kimi no na wa. O su traducción al español "Tu nombre". Una película algo más infantil en la que, si se consiguen superar sus primeros 40 minutos de metraje clásico de anime, la trama evoluciona para dar una pequeña joya. Es cierto, nada es comparable a El viaje de Chihiro, pero el listón está simplemente muy alto. Ambos animes los encontré en Animeflv.



Película que por cierto me ha dejado una de esas canciones que acabo por llevar en el coche. Rock pasteloso y repetitivo, por supuesto. El que llega de allí supongo.




Hablando de animes, ví hace poco la nueva película de Ghost in the Shell, la nueva de Scarlett Johanson. Mi nota para ella es pse. Entretenida, pero demasiado americana, como era de esperar.

viernes, 28 de abril de 2017

Circuito del Annpurna: Las Montañas Principales

Fueron, por supuesto, la guinda del pastel. Las imponentes cumbres nevadas nos acompañaron durante prácticamente todo el camino, marcando la sobrecogedora impronta de los himalayas. Aparecieron tras el tercer día y ya no nos abandonaron. La sensación de aventura en tierras desconocidas se hacía presente cuando al recorrer gigantescas laderas marrones, observando cada piedra que esquivan tus botas, levantabas la cabeza para encontrar un gigante blanco de cicatrices negras asomando por encima de las que hasta ahora parecían las montañas más altas jamás vistas. Las piernas se paraban solas y gritabas "¡¡Mirad!!". 

Manaslu oeste desde el circuito del Annapurna
Manaslu
La primera que se dejó ver fue Manaslu, octava de las catorce grandes con 8,163 metros. Comenzó a presentarse a la derecha del camino cuando el trayecto hacia el norte acabó el tercer día y nos desviamos hacia el oeste. Al este el valle se abría y poco a poco, y a medida que pasaban las horas las montañas más cercanas se iban deslizando como una cortina e iban mostrando los tres picos del macizo. Fue como un aperitivo. La distancia y el hecho de estar prácticamente cubierto a la vista por una montaña cercana no nos dejó verlo en plenitud hasta pasados un par de días. Como el preludio de lo que estaba por llegar, la sensación de que por fín pisábamos el himalaya. La foto está tomada desde Timang.

Annapurna 2 desde el Norte
Annapurna 2
Quizá la que más sensación de altitud y de grandiosidad dio fue Annapurna 2, de 7,937 metros, la primera de las grandes del circuito. Y quizá no fue tanto por su altura, sino porque la cercanía a sus escarpadas laderas agrandaba aquella visión. Parecía en algunos momentos que la ruta que seguías era la de ataque a la montaña. Tenías la certeza de estar subiendo aquella mole. Ibas directo a ella y si el maldito camino no girara a la derecha quizá en uno o dos días podrías estar oliendo la cumbre. Tal vez esa misma tarde estuvieras ya allí arriba pisando nieve. Por supuesto todo son ilusiones como oasis en el desierto. Probablemente ni con días de preparación pudieras hacer la mitad del recorrido sin ser un experto alpinista, pero la sensación allí estaba, la de aventura y descubrimiento, como si fueras el primero que contempla aquél paraje y has de avanzar donde nadie antes ha pisado. Seguir avanzando como pollo sin cabeza guiado sólo por el deseo de alcanzar a quella cima y poder mirar desde allí arriba. 

Annapurna 4 y Annapurna 2, difícil distinguirlos
Annapurna 4
A partir de aquella ladera el macizo se hizo presente y a la izquierda los Annapurnas fueron ya una constante. El pasatiempo de averiguar cuáles eran las montañas que estábamos viendo se aderezó con amenas conversaciones con los locales. Las tertúlias con un té y unos momos, tentempié habital, fueron otra más de las bellezas del circuito. El Annapurna 4 fué quizá la montaña más esquiva de todas, y a día de hoy no tengo claro cuál de ellas era, a pesar de que en algún momento sí lo tuve. Estaba a la derecha del 2, pero las perspectivas y las distancias hacían complicado establecer cuál de los picos era más alto que los circundantes, y si éste era el cuatro o era el dos visto por la parte posterior. Y es que aunque dejo aquí los más significativos en el mazizo había muchos más picos, con una diferencia de altitud mínima con respecto a los famosos. Kangsar Kang, Nilghiri,  Lamjung Himal, Tarke Kang, Tilicho Himal se entremezclaban con los grandes. Y tantos otros rodeaban el camino: Pisang Peak, Chulu, Yak Gawa, Thorungtse... Nombres raros y complicados de recordar.


Los que sí se vieron bien y tuvieron otra de las vistas espectaculares de la ruta fueron Annapurna 3 y Gangapurna. De entre sus cimas se deslizaba una glaciar enorme que bajaba miles de metros hasta llegar al valle, formando en su base un lago de un hermoso azul turquesa. Desde el pueblo de Manang (3,519m), centro neurálgico del valle y posada obligatoria para todos aquellos transitando el recorrido con intención de aclimatarse a la altura, una senda te permitía subir casi hasta los seis mil metros bordeando el glaciar. Nosotros aprovechamos para subir hasta algo menos de 4,500m por aquella ruta, pero las horas de luz y algún síntoma de altura (eso será otro post...) nos obligó a darnos la vuelta. Una pena porque justo al iniciar el ascenso la batería de la cámara decidió acabarse y no pude hacerle unas fotos bien merecidas. Con un poco de suerte habrá alguna foto que pueda pedir prestada y podré enseñar como se merece el glaciar.

Vista del lago con el valle hacia el paso Thorung-la de fondo
Lago de Manang

Annapurna 3 desde el Norte
Annapurna 3
A la izquierda del glaciar, más lejano y con la cumbre blanquecina el Annapurna 3 de 7,555m. Es el primero de los picos que puede verse desde el circuito del Annapurna por su lado norte como en el trek del campo base del Annapurna por el sur. Es una pena no haber realizado el circuito completo más el trek del campo base, pero para ello se necesitan treinta días exclusivos de camino, y nosotros sólo disponíamos de 12 para caminar todos juntos. Por este motivo durante el recorrido que nosotros pudimos hacer no vimos el Annapurna, y tuvimos que esperar a llegar a Pokhara para por fín contemplarlo. Y bien es cierto que muchas fueron las rutas que nos quedamos con ganas de realizar. La ruta hacia el Manaslu al Este, el lago Tilicho, el valle hacia el Tíbet atravesando el Alto Mustang por el norte... Con los días que teníamos era lo mejor que podíamos hacer, y siempre hay que dejar algo como excusa para volver.


Gangapurna
Gangapurna de 7,455m. El gemelo rocoso del Annapurna 3, mucho más escarpado y rocoso, más visible desde el norte. Desde este punto y hacia el oeste la cordillera cae algunos cientros de metros para luego continuar a menor altura hasta el Tilicho Himal 7,134m, en cuya base está el lago Tilicho, una de las rutas que consideramos hacer, pero que acabamos descartando por las contradictorias versiones de los trekkers. Algunos decían que era una ruta peligrosa, otros que en absoluto. Al final resultó que probablemente sí que fuera bastante sencillo hacerla, al menos en la época del año en la que nosotros íbamos, ya que nos encontramos a gente algo menos capacitada que la habían realizado sin problema. Lo dicho, para la próxima... aunque posiblemente la próxima sea la ruta hacia el campo base del Everest... Ojalá.

Dhaulagiri
Desde que tomamos al valle hacia el paso el macizo comenzó a desaparecer tras las montañas. Sólo cuando hubimos cruzado el paso y nos adentrábamos en el valle del Mustang apareció el Dhaulagiri (8,167m) a lo lejos. La séptima montaña más alta del mundo causó una especial impresión en mí. Me lo reservo para otro post, quizá. La montaña, vista desde el norte, es una pirámide casi perfecta que destaca entre otras de considerable menor altura.

La última, el Machapuchare, camino del campo base del Annapurna, vista desde Pokhara. 6,993 metros vírgenes, la montaña sagrada que está prohibido pisar. Según las historias de los nepalíes, la única cima de los himalayas que no ha sido pisada. Su historia se me quedó tatuada.

Machapuchare

jueves, 27 de abril de 2017

De piedra elástica

Hay días en los que te sientes como si cada persona con la que te has cruzado te hubiera gritado y tú solo has mantenido la mirada fija en el suelo.

Agotamiento emocional en lo que ni siquiera es una mala racha ni mucho menos.

Momentos afortunados intercalado con la ruda realidad.

Buenas y malas noticias.

Lo que viene siendo una de cal y otra de arena y un "podría ser peor"

Hoy estoy agotada.

lunes, 3 de abril de 2017

Ahora sí

A estas alturas me tendré que ver de nuevo la serie, pero después de mucho tiempo ha salido la nueva temporada de Shingeki no Kyojin. El primer capítulo búscalo, como dirían en la publi de los ochenta, en tu kiosco más cercano! o traducido en el tiempo: las habituales páginas de anime. Yo lo he encontrado en jkanime.

martes, 28 de marzo de 2017

Contento... me tienes



Días de Loquillo, hay una flor solo hecha para que la corte yo.

Contento.