miércoles, 31 de diciembre de 2008

Enviar una carta en Pisa

Enviar una carta puede parecer algo fácil, pero aquí la acción más simple puede resultar más complicada de los esperado, al menos la primera vez.
Averiguar como se dice sello (francobollo) y sobre (busta) es lo más sencillo, solo hay que tirar de diccionario, y a estas alturas ya intuimos bastante como funcionan aquí las cosas, así que acertamos a la primera, comprando los sellos en un Tabacchi y los sobres en una Cartoleria (más o menos una papelería).
Lo más divertido fue plantearse que hacer con la carta una vez sellada y lista para enviar, ¿es que en esta ciudad no hay buzones?
Pero como antes o después todo sigue su curso, sin venir a cuento, ayer nos encontramos lo que debe ser "El buzón", en Via Benedetto Croce, no muy lejos de la Posta (oficina de correos) central, situada en la Piazza Vittorio Emanuele.
Carta enviada, ¡prueba superada!

Y para que so vayáis familiarizando con el idioma os dejo unas frases en italiano:

Volevo un francobollo per inviare una lettera internazionale
(Quería un sello para enviar una carta internacional)

Quanto costa una busta normale?
(¿Cuánto cuesta un sobre normal?)

Scusi, sa dove posso imbucare una lettera?
(Perdone, ¿sabe dónde puedo echar al correo esta carta?)

Desde los fondos

Ahora que hace unos días que no llueve y que el Arno está bajo se pueden ver algunas cosas surgir de los fondos, y como no podía ser de otra manera, las bicis están entre esas cosas. De todos los restos que van quedando en las calles se podrían hacer más de una veintena de ellas. Ruedas, cuadros, manillares, cadenas, candados, bicis enteras con ruedas hiperdobladas, otras que da miedo acercarse porque lo que cause el tétanos puede haber mutado en monstruos oxidados... En casa tenemos una, que debe ser de los vecinos de arriba, pero que está tan destruida que símplemente se ha quedado a vivir en nuestro jardín.

Passata de Pomodoro

Por cierto, la cena bien acompañada de "passata de pomodoro" con la cual brindamos. Aquí queda su presentación. Y nuestro brindis para el que quiera acompañarnos.

Cena de Nochebuena

Pues la cena de navidad estuvo bien, tranquilita y en casa, con alguna lagrimilla que se escapaba. Cena a base de lasaña plato de la casa, de espárragos champiñones, setas, pollo y cebolla. De postre macedonia de tradición.


Tiempo para acordarse de tantos, de sentirse lejos pero no solos. Espero que vuestras navidades sean especiales, como la nuestra.

miércoles, 24 de diciembre de 2008

Como en casa de mi abuela

Hacia mucho tiempo que no pasaba unas Navidades sin la macedonia de mi abuela, así que como he encontrado por la casa un barreño digno de contenerla, me he animado siguiendo su receta, trocitos de fruta, azúcar y un culillo de alcohol, pero vamos, que casi no lleva, jajaja.


Ahora que el postre está macerando, nos queda por preparar el plato estrella, lasaña de setas, espárragos y pollo, un gran despliegue de medios.

Feliz Nochebuena para todos, que la paséis calentitos y a gustito.

Auguri!!!

martes, 23 de diciembre de 2008

Dulces Navideños

Y de todas las decoraciones que hemos visto, sin duda la más original es una pintada en el escaparate de una pastelería, una especie de Betty Boop a lo rubio. Esta variante de adornos navideños se agradece doblemente, porque está curioso, y porque así no se ven los distintos dulces de dentro.El otro día probamos el Panettone, dulce italiano típico de navidades (debe ser el equivalente al roscón de reyes en España, aunque teóricamente se come el día de Navidad o el 1 de enero).


Así a simple vista parece un bollo grande y empalagoso, pero lo cierto es que está bastante bueno. Hay mil tipos de panettones distintos, con chocolate, con pasas, con almendras, con naranja... Y como en toda casa de vecino, cada uno tiene una versión distinta de cual es el original y de donde proviene.
Cuesta unos 5 euros, precio mínimo en supermercados, que los artesanales a saber, y debe ser kilo y medio de bizcocho. Lo bueno que tiene Pisa es que con tanta humedad no se te pone duro, jeje.

Y llegó la Navidad


La Navidad llegó a la ciudad hace algunas semanas, aunque al principio no era tan fácil darse cuenta puesto que aquí no hay Corteingles...

Las luces y adornos son cada vez más abundantes tanto en comercios como en casas, aunque predomina lo tirando a cutre, pero eso lo dejamos para otro post, que aun estamos recopilando imágenes.

El caso es que ante tal despliegue de medios nosotros no íbamos a ser menos y al final hemos conseguido nuestro propio árbol, modesto y ecológico, jeje, todo reciclado.

sábado, 20 de diciembre de 2008

Francesco Lipollis

El primer día que vinimos a hablar sobre la casa con el propietario nos dijo que de las cuentas de la casa se encargaba uno de los inquilinos, un italiano, militar... y que si teníamos algún problema con él que se lo dijéramos. Un día después nos instalábamos en la casa esperándonos... un militar italiano.

Cuando le conocimos resultó que a Francesco, el susodicho, se le ponía la misma cara que a nosotros cuando le mencionabas lo de militar. Ciccio, que es como le conocen sus amigos, y que se pronuncia igual que Chicho (Ibáñez, Terremoto... no puedo dejar de acordarme de ellos al oirlo), se metió a lo de militar porque de esa manera te subvencionan los estudios, de medicina los suyos. Está en sus últimos años de carrera y aun no sabe muy bien porqué se vino a Pisa, porque dice que aquí no hay nada que hacer, y que además los Toscanos no son muy abiertos ni agradables.

Nos llevamos bastante bien con él y con su novia Selena. Hemos hecho algunas cenas juntos y el día que tengamos pasta quizá nos acoplemos a la casa de Selena en Florencia y pasemos allí algún fín de semana. Yo ya le he dicho que no puede ir a España sin pasar por mi casa.

Esta foto se la saqué un día que tenía que presetarse ante su jefe. Aunque tenía que haberle hecho otra justo después haciéndome un pajarito. Un abrazo a donde esté.

Como caracoles

Y es que cuando sale el sol se agradece, hay que salir a que se nos quite la palidez, así aprovechamos y nos desentumecemos un poco

Decoraciones

Retal a regalo y poco a poco vamos escondiendo la cegadora blancura de las paredes.

Hace poco mis hermanas me mandaron un calendario de los que todos los años nos regalan en el chino de al lado de mi casa, el Akasaka. A falta de Pato Pekin, que ya comeremos cuando volvamos, el calendario rellena parte de la pared, y dado que siempre he tenido uno de sus calendarios en mi cuarto esto es casi como mear en las esquinas del cuarto y reclamarlo como propio.

Otra de las cosas que hemos puesto en la pared es un dibujo que hizo Sr. Oveja de un alien que dice que soy yo :P con las traducciones en italiano de las partes del cuerpo. La verdad es que no está en nuestro rango de acción del cuarto, véase en la cama o cerca, así que seguiré sin aprenderme algunas cosas.


La última de las cosas que hemos añadido han sido las galletas marbú, recortadas de las cajas que nos han ido mandando. Hay una de ellas que está tuneada, anfetamínica. Antes tenía sólo uno de los ojos agrandados y parecía que se le había reventado una vena de algún esfuerzo incontenido.

Poco más por hoy, un abrazo a todos. Nos acordamos de todos, de los de casa, de los de siempre, de los alemanes, los franceses, de los físicos...

jueves, 18 de diciembre de 2008

Guardar una Tienda de Campaña

Mejor tarde que nunca. Desde hace tiempo queríamos hacer este vídeo de las fiestas de Etnosur de hace un par de años, quizá desde el mismo momento en el que le di al rec. Espero que os guste. Un abrazo
video

sábado, 13 de diciembre de 2008

Su hijo es una oreja (13/12/2008)

Y otra vez más los Mojinos Escozios me han tocado la fibra sensible...





Como dijo ** ******: ¡¡¡Gritale más fuerte que es sordo!!!

miércoles, 10 de diciembre de 2008

Decora tu navidad

De muchas maneras diferentes. Arbolitos de plástico, de fibra óptica con lucecitas, abetos secos altamente inflamables idóneos para noches de alcohol o uno plantado en el jardín (si se tiene). Una de esas opciones aquí en Pisa es que una familia de intimidante aspecto corte de sus cepellones una cuarentena de abetillos y monte su vivero particular en uno de los parques de la ciudad. Aunque la foto no es demasiado buena, se ven unos pequeñitos en sus macetas y otros más grandes a la derecha cortados por la base.
La verdad es que se ven bastantes adornos de navidad sobre todo en tiendas, con sus lucecitas, y dibujitos en las cristaleras, aunque se echan de menos las típicas musiquitas que suelen acompañar la parafernalia. A nivel oficial no se ve mucha decoración por las calles, quizá algún edificio que está bordeado por luces, pero poco más. A ver si hacemos alguna fotillo de las decoraciones y las ponemos.
Nosotros por nuestra parte tenemos intención de alquilar uno de los árboles, ya que según Francesco (el italiano de nuestra casa) por diez euros te haces con uno para casa y después de navidades te reintegran el dinero devolviendo el arbolito. Ya veremos que sucede al final.

Cuando sale el sol

Y cuando sale el sol podemos tender la ropa en el patio. La casa realmente tiene un patio bastante grande, pero tenemos el acceso restringido, solo disponemos del trocito de la entrada y de esta zona para tender y dejar las bicicletas. La parte que da detrás de la casa, tiene un jardín enorme, pero una vaya delimita el acceso, suponemos que porque el casero habrá tenido malas experiencias con el uso que se le ha dado al mismo, aunque también lo tiene un poco de trastero. De todas formas la vaya es más intimidatoria que otra cosa, porque no levanta un metro del suelo, así que cuando haga buen tiempo ya os contaremos si lo respetamos o no...

Por cierto, las bicis de la foto no son nuestras, seguimos siendo viandantes...

Más estilo italiano

Pasamos el día a día rodeados de cosas muuuuuy horteras, hasta dentro de nuestra habitación- casa, donde podemos disfrutar de la ineficaz luz de una lampara de cristalitos que me dan ganas de desmontar y hacerle un collar a mi abuela.

Me paso horas mirando como quitarla, no por su belleza, sino porque se come toda la luz de la potente bombilla que tuvimos que comprar ya que la que había se fundio la primera semana... pero parece imposible, seguiremos con ella hasta el fin de los tiempos.

martes, 9 de diciembre de 2008

Bicicletas

Nosotros seguimos sin bicicleta, pero cada día vemos un par de ellas que nos llaman la atención, ya sean por cachondas, morroñosas, ciberneticas, o como esta, familiares. Le falta el sidecar para la parienta.

viernes, 5 de diciembre de 2008

Fotos

Dejamos algunas fotillos de Pisa, poco interesantes, pero las que hay. Una de un paso de madera entre edificios perdido entre las callejuelas, otra de Corso Italia, una de las calles principales de Pisa, bastante comercial. La última es de un mercadillo que hay al lado del ayuntamiento, bajo el campanario de la ciudad. El mercadillo es el típico mercado de artesanía, realmente nada especial ni que llame la atención. Quizá lo único más extraño es un puesto sólo con merchandising del equipo de fútbol de la ciudad.

miércoles, 3 de diciembre de 2008

El diluvio

Dicen las noticias que en Venecia los canales se desbordan, y es que aquí en Italia no conocen la sequía española.
El caso es que Pisa no iba a ser menos, más que por la subida del mar, por el agua que cae.
Ya nos habían comentado que el Arno de cuando en cuando se desborda, y aunque esta lejos de hacerlo, ya a subido el nivel del río notablemente.
Cierto es que sin poder comparar como está normalmente, no se aprecia mucho, pero el río tiene a ambos lados, junto al cauce, unas orillas de hormigón como si de una gran acera se tratase, donde autóctonos y no tan autóctonos pasan la tarde echándose unas birras.
En la foto que aquí dejamos, esta orilla a desaparecido completamente.
Según el pronostico del tiempo lo mismo vemos desbordarse el Arno de verdad.

martes, 2 de diciembre de 2008

De camino al Carrefour

Son insistentes las quejas sobre la poca actualización del blog en las últimas semanas, pero es que tampoco hay mucho que contar. Así que si alguno tiene especial curiosidad por saber algo que lo diga e intentaremos responder cuanto antes.


Mientras tanto dejo un par de fotos de nuestra más habitual salida, que no es otra que hacer la compra. Es un paseito, pero ya es costumbre hacerlo un par de veces al mes.



En el camino hay un paso de peatones para aquellos que no desean ir a ninguna parte, igual que aquel "chiste" de lepe sobre la botella vacía en la nevera.


En otro orden de cosas hemos salido un par de veces con erasmus españoles. Nos cuentan historias de sus peripecias. Entre las que se incluye una sobre el tren erasmus. El tren es una especie de botellón andante subvencionado, se montan todos los erasmus sin pagar (o mejor, sin ganas de pagar) con sus respectivas cantidades de alcohol y mientras van a alguna ciudad hacen buen uso de éste. En la ciudad destino se dirigen a la discoteca de turno, pasan unas tres horillas y se vuelven el mismo tren a primera de la mañana. En una de las peripecias que cuentan unos españoles acabaron a botellazos con el vagón llevándose por delante algunas cristaleras.

También fuimos hace poco a cenar a casa de Javi, un madrileño que vive con algunos españoles e italianos no muy lejos de la nuestra. Uno de sus coinquilinos es un italiano que hizo su erasmus en andalucía. Mu majete, además su acento italo-chiclanero es para no perdérselo.

Poco más, a ver si hago un minivídeo del arno, que está crecidito después de las lluvias, y a mí que me gustan los fenómenos naturales, como dice carol, me quedo embobado viéndolo.

Lo dicho, si tienes curiosidad por saber algo nos lo dices y te lo buscamos.