domingo, 7 de febrero de 2010

Con pies de plomo, relfexiones de sofá

Antes que nada puntualizar una cosa. No es lo mismo que un amigo te diga estoy jodido porque ha muerto mi ordenador, que el padre de tu novia te diga anda majo haz que el ordenador vaya más rápido. No es lo mismo que un colega te diga vente a echar uno y mientras me ayudas a instalar unos programas, que un tío vestido con corbata, al cual no conoces prácticamente de casi nada, te diga “hazme esto a ti que te gustan estas cosas”, porque aunque entiendo que a algunos eso les resulte extraño, sucede con mucha más asiduidad de lo que podría parecer. Y además este buen caballero te lo pide con la única intención de resolver un problema sin pagar un mantenimiento que, seamos sinceros, lo vale. Porque los informáticos, esos que vamos a arreglar ordenadores y no los que diseñan microsoft, cobramos dos duros. Y hagamos un cálculo de cuánto cuesta tu XP o Vista, cuánto cuesta tu Office, cuánto cuesta tu antivirus tu firewall, tu emulador de CD y tu Nero, eso sin contar todos los programas específicos que usas porque te gustan, ya sean de diseño web, arquitectura o lo que fuere. Añadámosle el precio del hardware, desde el propio ordenador, el router, o el propio cableado. Ahora a eso sumadle el precio de lo que vale para una persona sus partidas guardadas, sus fotos de los últimos 20 años y su informe de 100 páginas que tiene que presentar mañana a su jefe. Bueno, ahora estamos en situación de comprender a lo que uno se enfrenta cuando alguien te pide ven a arreglarme el ordenador.

Porque si vas y lo arreglas dejas al colega, amigo, o señor con una sonrisa en la boca, hablando maravillas de ti, y dándote las gracias de todo corazón. Pero si la cagas... imaginaos el papelón de estropear eso. Porque es así, es posible que instales otro programa después de que el usuario haya instalado y desinstalado otro programa del mismo tipo, o diferente versión, y el sistema se te caiga, o el usuario pierda la licencia de un programa, o un hardware agonizante se te muera durante los estresantes (para el ordenador) programas de testeo y rehabilitación, como puede ser un simple scandisk.

Os juro que cualquier cosa puede ocurrir. En una empresa se me encargó desinstalar en todos los equipos un antivirus que no se actualizaba correctamente en internet. No recuerdo el número de ordenadores que eran, tal vez 200 o 300. La mayoría fue muy fácil. En una parte abundante hubo algún fallo que se repetía con frecuencia pero sencillo de solucionar. En otros pocos, en 2 o 3, hubo que reinstalar el sistema operativo porque no había manera.

Yo no digo que los informáticos no cometamos errores, y a veces simplemente no tengamos ni idea de lo que ocurre. Es más, afirmo que cuando uno se sienta en un ordenador averiado, uno no sabe absolutamente nada. Nos metemos con un par de CD, un pen y un destornillador a luchar una guerra de la cual no se sabe si se saldrá mejor o peor.

Afortunadamente hoy en día hay ya muchas maneras de ganarla o por lo menos dejarlo todo como estaba. Hay herramientas para romper claves, acceder a particiones, recuperar archivos perdidos no reescritos... Y sobre todo, muchas herramientas para que el usuario mantenga un nivel de seguridad muy alto en su ordenador. Quién no a oído a un informático decir "haz una copia de seguridad".

Así que volvamos al pardillo de turno que llega a un ordenador con su software ilegal, porque no puede permitirse el lujo de gastarse más de mil y dos mil euros en herramientas de software, y empieza a lidiar con un ordenador que en su conjunto, con todo lo descrito antes, puede llegar a costar entre 3000 y 6000 euros. Es aquí donde llega la respuesta que muchos se hacen indignados. ¿Porqué te hablan así los informáticos, como si fueras tonto?

El informático general no considera que nadie sea tonto. Pero es posible que la idea que se tiene de arreglar un ordenador a veces diste mucho, muchísimo de la realidad. En una empresa se lidia con esta situación. La gente cree que por ser servicio técnico uno lo sabe todo. Pero el pobre chaval no programó windows, no programó el photoshop, no programó el mcafee, y en mi caso particular tampoco es que tenga muchas ganas. Yo hago mis pinitos y a fuerza de ver muchos ordenadores y muchos problemas voy sumando conocimientos. A ese currante del servicio técnico, nadie le ha explicado cuál es el problema, y es imposible que se le capacite para ello. Sus conocimientos se basan en una metodología para enfrentarse a ello, la mayoría de las veces, aprendida de forma autodidacta, a base de acertar unas cuantas veces, y errar no pocas.

Si eres de los que llega a casa enfadado porque el informático te ha dicho cosas que no entiendes pregúntate lo siguiente: ¿hubieras aceptado con una sonrisa y hubieras considerado al informático un persona capaz si te hubiera dicho “no lo sé”? ¿volverás a llamar a un pardillo que te diga “no lo sé” y le pagarás la próxima vez? ¿Qué dirás a tu jefe del departamento de servicio técnico de informática cuando acudan 20 veces a tu puesto y digan “no lo sé”, a pesar de que las 20 veces lo hayan arreglado?

Por cierto, hablo de esos problemas específicos para los cuales es casi imposible, por demasiado amplia, una formación precisa. Porque pongamos otro caso, también bastante común.

-Hola soy del servicio técnico

-Ah, ya era hora- te suelen decir, aunque hayas pasado la mañana echando el callo, o no, depende del día.

-Que se ha ido internet- en descargo del usuario he de decir que hay muchas frases típicas que nos hacen pensar en muchas respuestas la cual más graciosa que la anterior y que he visto que más de uno las suelta.

-¿A ver, me dejas un segundo?

-Si, todo tuyo- existe un patrón de usuario, con sus frases y sus comentarios. Ésta es una de ellas.

30 segundos después

-Ya lo tienes.

-¿Y qué le pasaba?

-Había perdido conectividad con el router pero le he renovado la IP y la ha pillado bien.

Muy bien, si en este momento uno piensa que el informático le habla en chino, tiene dos opciones. La primera sería dedicarle un tiempo a esta amada y odiada ciencia, complicada en apariencia, pero que no lo es tanto. La segunda se basa en que no se pueden comprender las explicaciones sin los conocimientos necesarios, por lo que es posible que se deba asumir un salto demasiado cuantitativo como para que no te hablen de forma excesivamente llana. Y repito que no considero que el informático (en general, capullos en todos lados) piense que nadie sea tonto, quizá sólo desinstruido. Si el usuario prefiere que le digan “internet y tu ordenador no estaban conectados”, es comprensible y respetable, pero hay que asumir que uno no llegará a comprender esta ciencia con las explicaciones técnicas que le vaya a dar el informático. Para ciertos niveles de conocimientos, ésta es la mejor y única explicación, no cabe preguntarse un porqué esperando cierta iluminación en esta ciencia. Si sin los conocimientos se pregunta “¿Porqué?” el usuario debe asumir que ya le han dado esa respuesta de una manera que pueda entender y el resto son tecnicismos. Para aquellos que entienden la explicación del informático y preguntan ¿Porqué? he de remitirles a un par de párrafos más arriba: ¿aceptarían un NO LO SÉ como respuesta? Si no lo hacen, es posible que se encuentren con una retahíla de explicaciones, todas ellas plausibles, de porqué puede haber sido, pero en general se darán cuenta de que son todas vagas e inespecíficas. Esto es más debido a la necesidad del usuario de respuestas, que a unas ganas del informático de dar detalles técnicos con los cuales tampoco se siente muy a gusto porque a veces sencillamente “no se sabe” de lo que se habla.

Esta es mi opinión de porqué hay gente que piensa que o se les habla como tontos o se les habla con una jerga incomprensible, por su búsqueda de un porqué que puedan asimilar. En mi caso particular, como falso informático, la mayoría de las veces no puedo encontrar en mi cabeza una forma de transformar mis conocimientos en un lenguaje comprensible para el no iniciado. Es como cuando intento leer algo de lo que se está investigando en el nuevo Gran Colisionador de Hadrones. Seguro que lo que llego a entender es el tope de lo que mi mente puede acercarse a la realidad con mis conocimientos, pero será una porción ínfima, y casi con toda seguridad incorrecta.

Y hasta aquí. Demasiado me he enrollado. Me alegra haber podido escribir esto y sobre todo que se hagan comentarios a los post, que así no nos sentimos tan lejos de la gente. También quería decir que me gustan las ideas del rubio en el comments del anterior, aunque he de decir una vez más que ir a casa de un colega con el pretexto de arreglar un ordenador, para mí es sólo eso, un pretexto que puede utilizar cualquiera para dejarme disfrutar de su compañía.

2 comentarios:

Gordita dijo...

cogno! el Freiji a escrito en nuestro blog :P jajaja
Da gusto que de vez en cunado te dejes leer

Anónimo dijo...

jajaja ya te digo