miércoles, 28 de abril de 2010

La grande meridiana

Esta gran meridiana, llamada Línea Clementina, fue mandada instalar por el Papa Clemente XI con motivo del jubileo del año 1700, en la iglesia de Santa Maria degli Angeli, una línea de bronce engastada en el pavimento de 47 metros de largo y orientada con increíble precisión de norte a sur.

Ahora bien, ¿qué es esta meridiana?
Un instrumento astronómico... un calendario vamos.

Se instaló para resolver la incertidumbre respecto a la fecha exacta de la Pascua Cristiana en 1700 (de ahí que no se la considerara un instrumento del diablo, jua jua jua, porque algo que mide el tiempo no puede ser otra cosa) y se utilizó para ajustar los relojes de Roma hasta 1846.

A través de un orificio en la pared a 20 metros de altura, un fino rayo de sol alcanza la línea metálica exactamente a las 12 del medio día con un margen de error de 1 o 2 segundos (ni los relojes suizos!!)
Como es de esperar, según la época del año, la luz incide sobre una parte de la línea u otra, en el signo zodiacal pertinente (la foto está tomada a la altura de tauro y lo que creímos virgo, el nuestro. Digo creímos porque no era tan intuible después de todo)


También se señalan solsticios y equinoccios con total precisión.

Hay solo 12 meridianas de este tipo en todo el mundo y sirvieron para calcular las latitudes, la duración exacta del año y la oblicuidad del eje terrestre entre otras grandezas de la ciencia.

Al final de la meridiana hay unas elipses concéntricas que servirían para calcular con precisión los movimientos de la estrella polar hasta el año 2502 si no fuera porque se cerró un segundo orificio que había en la pared, necesario para tal fin.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

mira que curioso eso no lo habia visto yo besos mama

Gordita dijo...

Claro , es que tu no tenías la super audioguia, jajaja