viernes, 5 de junio de 2009

Italia, a pelo

A veces me siento totalmente impactado por la sociedad italiana. Y me refiero a su política y la connivencia de sus ciudadanos. Para quien no lo sepa existen una serie de escándalos políticos en torno a Berlusconi de una magnitud tal, que uno sólo de ellos en cualquier otro país europeo hubiera supuesto su caida inmediata del poder. A saber:

Hace poco Berlusconi se ha divorciado. De por sí, en esta sociedad tan fuértemente religiosa, de la cual su partido es bandera, se considera en este país todo un escándalo. Pero esa no es la cuestión. La cuestión es que su mujer le ha acusado de tener relaciones inapropiadas con menores de edad. Una de las más conocidas, es una tal Noemí, a cuyo 18 cumpleaños asistió Berslusconi recibido por la susodicha al grito de "Ciao papi". El exnovio de la chica afirma que Noemí y otras 40 azafatas de televisión (velinas en italiano) acudieron a la casa de Berlusconi para celebrar el fín de año. Ahí queda eso.

Las tales velinas, azafatas de televisión, tienen un cursillo político (he preferido poner el término oficial para no ser amarillista, aunque si lo fuera diría adoctrinamiento) en la sede del partido de Berlusconi. Algunas de ellas, frustradas por no conseguir sus objetivos televisivos, han empezado a rajar del tema.

Hace unos días han salido unas fotos del ambiente que se vive en Villa Certosa (no tienen desperdicio), la mansión de Berlusconi. Y han salido a pesar del registro y confiscación de las fotos, por parte del gobierno, de la casa del fotógrafo, un prestigioso y reconocido fotógrafo italiano. Las señoritas y sus acompañantes viajaron en aviones oficiales hasta el lugar. El presidente Italiano ha dicho que se trataba de una recepción a unos invitados diplomáticos, y se ha querellado por invasión de la privacidad.

A parte de la crisis económica que sufre Italia (caida del 5% del PIB y una tasa de paro del 10%), otro de los grandes escándalos en torno a Berlusconi es la condena a prisión a un abogado inglés que levantó falso testimonio a favor de Berlusconi en dos juicios a cambio de una sustanciosa suma de 475.000 euros.

Por último, al estilo Esperanza Aguirre, la RAI, televisión pública Italiana que abarca los tres grandes canales italianos de televisión, tienen directores políticos nombrados a dedo por Berlusconi. Este control se suma al que tiene sobre la radio pública y sobre uno de los periódicos de más tirada en Italia.

A todo esto hay que sumar un proyecto de ley que controlará toda la información publicada en internet en Italia, dándole derecho a suprimir contenidos a voluntad. Esto es, si esta publicación fuera encontrada dentro de unos meses por la comisión pertinente, dejaría de estar accesible en Italia por difamación.

Y sin embargo en estas próximas elecciones europeas el partido de Berlusconi tiene un 40% en intención de voto en las encuestas, mientras que su oposición tiene alrededor del 26%.

Y en eso se está convirtiendo este país. En machistas engominados rodeados de tetonas sin cerebro.


1 comentario:

javistoteles dijo...

Pues hasta aki han llegado esas noticias... Yo lo estoy flipando, y lo mas acojonante es que a Berlusconi no se le ve muy preocupado por todo esto, que no le ves intentando pasar desapercibido con todas estas movidas. Y el tema de las modelos propuestas para puestos en el gobierno...